/Desde 2014

Desde 2014

Ucrania no es una democracia homologable a las de la Unión Europea, ni de lejos. Y la Unión Europea no ha emitido una sola protesta contra estas u otras anomalías propias de régimen ucraniano.

Algunos datos sobre el régimen ucraniano:

1-. El jefe de la oposición ha estado hasta hace unos días en arresto domiciliario. No por corrupción (que tiene varias causas por ello), sino por traición.

2.- El Partido Comunista y la exhibición de símbolos comunistas están prohibidos en toda Ucrania.

3.- El régimen ha cerrado al menos 6 canales de televisión, generalmente después de que sean señaladas y atacadas violentamente por los ultranacionalistas como «prorrusas».

4.- Es habitual que los ultranacionalistas ataquen a periodistas a los que consideran «prorrusos» en Ucrania. En 2020 se produjeron 77 ataques y en 2021, 70. Amnistía Internacional ha denunciado la impunidad de estos ataques: el gobierno no hace nada para buscar a los responsables.

5.- Amnistía Internacional ha denunciado la impunidad en numerosos casos de tortura, detención ilegal y desaparición de civiles tanto por parte de las autoridades ucranianas como de las autoridades de facto de las repúblicas populares de Donetsk y Kugansk.

6.- Hay numerosa legislación regional y nacional para restringir el uso del idioma ruso, que es la lengua materna del 30 por ciento de la población, lo cual no quiere decir que todos ellos sean prorusos o quieran ser parte de la Federación Rusa. El año pasado se aprobó una ley que obliga a los funcionarios, médicos, periodistas y en general a todo el que presta un servicio publico a que hable en ucraniano bajo pena de multas. Además, cualquier publicación en ruso debe ir acompañada de su versión ucraniana, cosa que no pasa, por ejemplo con las publicaciones en inglés u otros idiomas, que pueden publicarse libremente.