/Un chute de watios por la cara

Un chute de watios por la cara

«De hecho, desde hace un siglo disponemos de una fuente de energía prácticamente gratuita. No estoy hablando de una exótica máquina de movimiento perpetuo basada en una ingeniosa disposición de imanes permanentes, sino del viejo y ordinario petróleo. La energía de un solo galón de gasolina equivale aproximadamente a la energía gastada por un ser humano que trabaje duro durante un mes. Un estadounidense con un trabajo de salario mínimo puede comprar un galón de gasolina con unos 20 minutos de trabajo. Esta es una proporción de 600 a 1. La única inversión monetaria que se me ocurre que tiene una tasa de rendimiento similar es un billete de lotería premiado. Por lo tanto, incluso para un empleado con un salario bajo, la energía ha sido y sigue siendo tan extraordinariamente barata que es prácticamente gratuita. De ahí nuestra capacidad para dirigir una sociedad en la que la persona media tiene cientos de «esclavos energéticos». Esto es probablemente lo más cercano a la verdadera energía gratuita que los seres humanos podrán conseguir».

Richard Heinberg, «Se acabó la fiesta» (2006).