/Invierno Ruso 02

Invierno Ruso 02

Biden, que es solo la cabeza visible del Estado profundo que controla Estados Unidos, necesita fabricar una guerra caliente con venta de armas, posibilidad de reconstrucción y control del comercio europeo del gas.
Toda la maquinaria propagandística del Imperio y de sus socios subordinados de la OTAN trata de manipular a sus audiencias con la narrativa del zar Putin que quiere conquistar el mundo empezando por Ucrania.
La chinofobia y la rusofobia suceden ahora a la islamofobia. Tanto republicanos como demócratas se aferran al relato de la guerra justa. Estados Unidos y sus vasallos de la vieja Europa han iniciado ya la guerra psicológica.
Muchos comienzan ya a abrir las compuertas del odio a los perversos rusos y chinos, otros vemos en Ucrania una puesta en escena, un discurso sobre la libertad de los pueblos que en boca de los plutócratas americanos. parece una broma macabra.
Ucrania es hoy un estado controlado por autorizades neonazis
al servicio de oligarcas mafiosos tras el golpe de Estado organizado por Washington en 2014. Después del golpe se encargó de inundar el país de armamentos y de convertirlo en campo de operaciones encubiertas,de los servicios de inteligencia y elementos de las fuerzas de operaciones especiales , junto con su brazo armado, la OTAN, contra Asia Central, con apoyo clandestino de terroristas finaciados, la mayoría mercenarios y paramilitares neonazis.
Así se gestionaron los golpes de Estado fallidos bajo el bonito título de «revolución de colores» en los territorios mejor situados geopolíticamente para meter las armas del Imperio en las fronteras de Rusia y China. Bielorrusia, limítrofe con Rusia , Kazajistán, situado entre Rusia y China, y en Kirguistán, ubicado entre China y Kazajistán.

Vladimir Putin, que no es un santo ni un Lenin, pero que en esta historia se presenta como un político bastante inteligente ha mantenido en todos sus discursos que la política del Kremlin es garantizar la paz y la seguridad para el bienestar de los ciudadanos y el desarrollo estable de nuestro país. Rusia acepta las fronteras impuestas trás la pérdida de repúblicas en la gran estafa a Gorbachov, pero no va a aceptar el uso de Ucrania como instrumento de contención de Rusia.
Estados Unidos viene con su vieja vieja doctrina Kennan entre las manos .George F. Kennan, después de la gran victoria de EEUU en la Segunda Guerra Mundial creó una doctrina que implicaba la selección de áreas vitales para la seguridad norteamericana, priorizándolas según su relevancia estratégica, lo cual se vinculaba directamente con los intereses vitales norteamericanos que pudieran verse afectados.
Doctrina perfeccionada y modernizada ya en los 80 con los muyahidines de Osama bin Laden para empantanar a la Unión Soviética en Afganistán, y recuperada ahora por los neonazis de la plaza Maidan de Kiev.

Ante la narrativa de la invasión Rusia propone un tratado vinculante para garantizar la paz mediante el es­tricto respeto de la Carta de las Naciones Unidas y repitiendo las líneas rojas que Moscú no está dispuesta a que se franqueen. En particular, el ingreso de Ucrania a la OTAN y el emplazamiento de infraestructura militar en los 2 mil kilómetros de frontera común.
San Petersburgo está a casi 2 mil kilómetros de la OTAN; si Ucrania entra a la OTAN, Moscú queda 5 minutos de los misiles «occidentales» La libertad y la autonomía del país queda en aceptar todo lo que diga el patrón americano.
Sergei Ryabkov, cabeza de la delegación rusa en las conversaciones en torno a Ucrania en Ginebra, respondió que existía la posibilidad de poner infraestructura militar en Cuba y Venezuela si EEUU y la OTAN se ex­pandían hacia el este de Europa.
La prensa europea y americana recoge la noticia como una gran agresión rusa, su intento de poner misiles en Cuba y un movimiento de defensa americano y europeo el poner misiles a las puertas de Rusia
El problemas es que el mundo de la «pax americana» se ha derrumbado. Estados Unidos y la OTAN ya no pueden tomar decisiones unilaterales sin escuchar a China y a la Federación Rusa.
La «democracia occidental» amenaza a Rusia con sanciones y con desconectarla de la red de mensajería que usan las instituciones bancarias y financieras. El Departamento de Justicia de EEUU ha aprobado dos paquetes de sanciones para frenar que funcione el gasoducto Nord Stream-2, pues sería el camino a una mayor integración económica de la Unión Europea con Rusia y esencial en el engranaje de una eventual alianza ruso-germana.
Lo que genera más ingresos en efectivo a la economía de Rusia es la demanda mundial de petróleo y gas. Representa casi 40 por ciento de las importaciones de gas de Europa . Más de 50 por ciento en el caso de Alemania.
El eje París/Berlín intenta desescalar la crisis artificial ucrania porque no le interesa que Rusia cierre el grifo del gas. Existe un acuerdo de Alemania con la empresa estatal rusa Gazprom para construir el gaseoducto NS-2. Cancelar el gasoducto sería un incumplimiento del contrato que implicaría cientos de miles de millones de euros.
La guerra es también una vía que Biden pretende usar como recuperación de identidad americana y como recuperación de su propio prestigio político.
El país vive una crisis de identidad con ama­gos de guerra civil y Biden está en horas bajas de popularidad.
La expresión «wag the dog» viene como anillo al dedo. Una acción militar superflua para distraer a la opinión pública estadunidense y enmascar el colapso económico que se avecina.

Si no les interesa mi versión de la crisis de Ucrania, siempre pueden leer el País y sus imparciales expertos en política internacional.