/Una transición energética sin tiempo y con menos recursos

Una transición energética sin tiempo y con menos recursos

Cuando se cruza el océano por mar o por aire, pequeñas diferencias en la dirección que se toma darán lugar a enormes diferencias en el destino final. A mediados del siglo pasado, la sociedad humana podría haber hecho ajustes relativamente menores en su trayectoria, por ejemplo, en el crecimiento del consumo de recursos, incluida la energía, e incluso podría haber decidido que éstos deben estabilizarse en algún momento en el futuro.
Nosotros, los humanos, no hemos hecho tales ajustes y por eso ahora nos encontramos con opciones draconianas. Pero parece que no entendemos que hemos llegado a un destino que dista mucho del que imaginábamos en 1950. Un ejemplo es la celebración en la comunidad ecologista de la reciente decisión de un tribunal federal de invalidar los arrendamientos de petróleo y gas ofrecidos por el gobierno de Estados Unidos en 80 millones de acres del Golfo de México. (Resulta que las empresas petroleras y de gas sólo ofertaron 1,7 millones de esos acres).
La razón ostensible para invalidar los arrendamientos fue que el gobierno no consideró adecuadamente el efecto de los arrendamientos sobre el cambio climático. El gobierno podría hacer otra evaluación e intentar vender los arrendamientos de nuevo. Pero es probable que las organizaciones ecologistas vuelvan a impugnar los arrendamientos en los tribunales.

Aunque los efectos del cambio climático ya son graves y es probable que lo sean aún más, la sociedad humana mundial depende totalmente de los flujos ininterrumpidos de combustibles fósiles para funcionar. Y, mientras los activistas del cambio climático siguen defendiendo una supuesta transición energética hacia fuentes de energía verde como la solar y la eólica, lo que quizá no entiendan es que hasta ahora estas alternativas se han utilizado para aumentar el consumo de energía humana. No han desplazado en absoluto a los combustibles fósiles. Ni es probable que lo hagan en un plazo de tiempo importante.

Para entender por qué es así, necesitamos la ayuda de dos conceptos: la densidad de potencia y el problema de la tasa de conversión. Esto es lo que escribí sobre la densidad de potencia hace más de una década:

La densidad de potencia es una medida del terreno necesario tanto para las fuentes de energía como para los usuarios de la misma. La infraestructura actual hace coincidir la pequeña huella de las fuentes de energía con la gran huella de los usuarios de energía. Con el impulso a las fuentes de energía renovables, esta relación está a punto de invertirse con consecuencias que pocos comprenden.

He llegado a la siguiente conclusión:

[Es evidente que las fuentes de energía de las que dependemos ahora son uno o dos órdenes de magnitud más pequeñas en superficie por unidad de energía producida que las industrias y edificios a los que dan servicio por unidad de energía consumida. Eso significa que se necesita una superficie relativamente pequeña para dar servicio a la enorme superficie dedicada a los edificios comerciales, residenciales e industriales. Con las energías renovables ocurrirá justo lo contrario. Nos veremos obligados a dedicar vastas extensiones de espacio -mucho más vastas que los edificios a los que sirven- para soportar el uso de energía de nuestra infraestructura actual. Puede que esto no sea imposible, pero sin duda será costoso y socialmente perturbador.
La segunda cuestión, el problema de la tasa de conversión, se ha vuelto aún más desalentadora desde la primera vez que escribí sobre ella en 2008. Este concepto se refiere a la velocidad a la que nos convertimos a fuentes de energía bajas en carbono o sin carbono frente a la velocidad a la que necesitamos hacer esa conversión. En aquel artículo explicaba la «cuestión crucial en el corazón del problema de la tasa de conversión» de la siguiente manera:

¿Cuándo debemos empezar a convertirnos a una economía de energía alternativa? La respuesta es bastante sencilla. Deberíamos empezar mientras tengamos un suministro amplio e incluso creciente de combustibles fósiles. Esto es especialmente cierto en el caso del petróleo, que es tan crítico para el transporte y para la extracción de los minerales necesarios para los reactores nucleares y el combustible y para la fabricación de turbinas eólicas y paneles solares.

Sin embargo, la era de la abundancia de combustibles fósiles puede estar llegando a su fin antes de lo que muchos creen.

En aquel entonces, el petróleo se dirigía a su máximo histórico, cerca de 150 dólares por barril. Desde entonces, los precios han fluctuado salvajemente entre los extremos. Hoy, sin embargo, los precios del petróleo vuelven a subir. Pero ha ocurrido algo de lo que poca gente se da cuenta. La producción mundial de petróleo -es decir, el crudo incluyendo el condensado de arrendamiento que es la definición de petróleo- alcanzó un pico a finales de 2018 y nunca se ha recuperado. Esto ha sucedido incluso cuando no estamos cerca de desplazar los combustibles fósiles para nuestras necesidades energéticas y el combustible fósil más importante del mundo está ahora en declive.

Lo que es más, la comunidad ecologista está centrada en evitar la producción adicional de petróleo, gas natural y carbón, lo cual es, por supuesto, imperativo si vamos a reducir las emisiones de carbono y, por tanto, disminuir e incluso detener el progreso del cambio climático.

Pero una menor producción de combustibles fósiles puede dificultar la alimentación de las fábricas y minas que construyen los dispositivos y estructuras que necesitamos para lograr un futuro con bajas emisiones de carbono. Parece que no hay buenas opciones porque, como sociedad, hemos esperado demasiado tiempo para hacer la transición energética.

Podríamos hacer colectivamente una dieta energética draconiana para conservar el combustible y reducir las emisiones de carbono. Pero eso no parece ni política ni socialmente factible. Una de las principales razones es que, más allá del sacrificio personal, esa medida pondría casi con toda seguridad a la economía mundial en una recesión o depresión de larga duración. Esto se debe a que la energía es una industria central que sostiene una enorme cantidad de actividad económica.

Pero, ¿qué pasaría si dedicáramos la energía ahorrada a un programa de emergencia para desplegar fuentes de energía bajas o nulas en carbono? Eso pondría a la gente a trabajar y estimularía la actividad económica. Sin embargo, tendríamos que volver a formar a decenas, si no cientos, de millones de personas en muy poco tiempo. Estaríamos haciendo el equivalente a construir un avión mientras lo volamos. Dada la naturaleza altamente técnica de las alternativas disponibles, es poco probable que esta reconversión se produzca rápidamente o sin problemas.

Luego está la inversión en instalaciones y equipos, cuya construcción lleva un tiempo considerable. Y, además, está la adaptación y ampliación de la infraestructura energética utilizada para llevarnos la electricidad y los combustibles líquidos. Tendría que adaptarse para depender de mucha más electricidad y mucho menos combustible líquido a medida que, por ejemplo, el transporte terrestre se electrifica cada vez más, lo que, por supuesto, requiere la producción y el despliegue de emergencia de vehículos eléctricos tan rápido como podamos y las estaciones de recarga para acomodarlos. Y así sucesivamente ….

La velocidad y la escala a la que debemos actuar para tener éxito tanto en la reducción de las emisiones de carbono como en la sustitución de las fuentes de energía que las producen sugiere que ya hemos pasado el momento en que deberíamos haber empezado.

La idea de que ya se está produciendo una transición suave para abandonar los combustibles fósiles y que puede tener éxito sin medidas draconianas de emergencia es un autoengaño de primer orden. Aunque comprendo el deseo de detener la quema de combustibles fósiles, también comprendo que es casi seguro que hemos desperdiciado cualquier oportunidad de hacer que la disminución del uso de combustibles fósiles -ya sea forzada o voluntaria- sea un proceso suave que no ponga en riesgo la desintegración de la sociedad global moderna.

Sólo nos quedan opciones difíciles. Ahora debemos pensar en cómo reducir el impacto de dos tendencias convergentes, el cambio climático y el agotamiento de la energía. Será una empresa enorme que ninguna decisión judicial que bloquee la producción de combustibles fósiles podrá aminorar.

https://www.resilience.org/stories/2022-01-30/fossil-fuels-vs-climate-action-a-not-so-hidden-dilemma/?mc_cid=9ef1b2f81c&mc_eid=1640d74632